Piloto

Retinopatía diabética

México. Jalisco

La Diabetes Mellitus es un problema de salud nacional y mundial, de acuerdo a las estadísticas de la
Federación Internacional de la Diabetes, el número de personas en México con esta enfermedad podría llegar a ser de 17.2 millones de habitantes en 2030. Resultados presentados por la encuesta nacional de salud y nutrición, reportan que la población adulta con diagnóstico previo de diabetes pasó de 6.4 a 8.6 millones de personas de 2012 a 2018 respectivamente, en ambos casos la mayor complicación derivada por esta enfermedad es la discapacidad visual.
La Retinopatía Diabética es una de las complicaciones más graves de la diabetes mellitus, debido a que el inadecuado control de los niveles de glucosa limita la oxigenación de las células oculares, lo cual deteriora la circulación sanguínea en la retina alterando su función.

Problema que se busca resolver

Este padecimiento crónico y progresivo tiene una prevalencia de 31.5 por ciento en México, y en los países industrializados se ha convertido en la causa principal de pérdida visual parcial y de ceguera en los adultos. Ante la falta de síntomas al inicio de la enfermedad, es importante el examen oftalmológico por lo menos cada seis meses. La detección oportuna facilita el tratamiento para reducir la pérdida visual.

Poblaciones que se ven afectadas por el problema

Personas con Diabetes Mellitus de edad laboral

Respuesta actual a este problema, considerando a las instituciones relacionadas

Actualmente tanto la norma oficial mexicana NOM-015-SSA2-2010, Para la prevención, tratamiento
y control de la diabetes mellitus, así como las guías de práctica clínica, indican que la detección de
la patología se realice por exploración del fondo de ojo bajo dilatación pupilar por un oftalmólogo
siguiendo dos esquemas principalmente:

Diabéticos Tipo 1
Para las personas diagnosticadas con diabetes tipo 1 antes de la pubertad, la detección de
retinopatía diabética se debe iniciar en la pubertad con seguimiento anual, a menos que existan
otras consideraciones que sugieran la necesidad de un examen antes.
Para las personas con diabetes tipo 1 diagnosticada después de la pubertad, la detección de
retinopatía diabética debe iniciarse 3-5 años después del diagnóstico de la diabetes y
posteriormente cada año o antes de ser necesario.

Diabéticos Tipo 2
Las personas con diabetes y buen control metabólico que no tengan lesiones por retinopatía
diabética en el examen inicial (al momento del diagnóstico), deben hacerse un examen de fondo de
ojo bajo midriasis medicamentosa por lo menos cada dos años. En pacientes conocidos portadores
de diabetes mellitus con revisión inicial (al momento del diagnóstico) sin retinopatía diabética y que
tienen mal control metabólico deberá ser evaluados una vez cada año.

Diabéticas Embarazadas
Las pacientes con diabetes tipo 1 o tipo 2 que están considerando embarazarse deben ser
aconsejadas para someterse a una evaluación oftalmológica antes de intentar concebir. Además,
deben llevarse a cabo evaluaciones durante el primer trimestre y como se indica por la etapa de la
retinopatía y la tasa de progresión durante el resto del embarazo y durante el primer año posparto.
La literatura coincide en que aquellas pacientes diabéticas que desean embarazarse deben
realizarse la primera evaluación de fondo de ojo como parte del protocolo de inicio del embarazo y
el seguimiento será de la siguiente manera de acuerdo al resultado de esa evaluación inicial:


· Sin retinopatía, evaluación a las 28 semanas
· Con retinopatía leve a moderada, evaluación entre la semana 16 y 20
· Con retinopatía severa o proliferativa evaluación a las 12 semanas


En pacientes con retinopatía diagnosticada durante el embarazo deben tener una evaluación de
fondo de ojo 6 meses después del nacimiento del bebé.
DIAGNÓSTICO Las personas que se diagnostican diabéticas deben someterse a su primer
examen de retina al momento de confirmar ser portadoras de diabetes mellitus.
Como se aprecia en el “deber ser” existe la indicación de realizar el tamizaje, sin embargo,
prevalece la Retinopatía Diabética como una de las principales causas de ceguera en el adulto, lo
que denota fallas en la detección temprana y, por ende, en el proceso.
En este momento la detección se realiza en las unidades de primer nivel, donde si detectan alguna
anomalía o el paciente diabético refiere problemas de visión, son remitidos de inmediato a un
segundo o tercer nivel de atención para su valoración, en el primer nivel de atención es realmente
poco lo que los médicos pueden hacer para detectar oportunamente.
Aunque normativamente la indicación existe, se requiere de un mayor seguimiento y métodos de
tamizaje más factibles, acordes a la realidad e infraestructura disponibles.

Propuesta para solucionar dicho problema usando IA

Se requiere un programa de tamizaje de RD en primer nivel de salud, usando la IA como agente de análisis de imágenes de fondo de ojo.

Principales retos de la IA identificados

Infraestructura y gobernanza de datos, y comunicación y sensibilización

Hub

Sector

Salud

Ubicación

Jalisco , México

Entidad Ejecutora

Gobierno Jalisco - Tec de Monterrey

Contacto

fairlac@iadb.org